La Impotencia Psicológica Y Su Relación Con El Estrés Diario

La Impotencia psicológica y el estrés

La impotencia y la disfunción eréctil están en constante aumento. Antes, la mayoría de los hombres pensaban que podrían padecerla después de los 60, sin embargo, hoy en día, los hombres a los 40 o incluso antes, ya presentan problemas al intentar conseguir y mantener una erección. Sin embargo, en muchos casos, las causas de la disfunción eréctil pueden no ser físicas. En estos casos estamos en presencia de lo que se conoce como Impotencia Psicológica.

No hay nada más frustrante que intentar tener relaciones y que tu pene no coopere. Tal vez puede que se eleve, pero tu erección no será fuerte ni duradera. Tal vez, en algunas ocasiones, ni siquiera logres conseguir una erección. Mientras más tiempo dure esta situación, peor será el problema, ya que te preocuparás y te estresarás cada vez más.

El Estrés y la impotencia psicológicaSi no padeces de otro tipo de problemas de salud, debes revisar tu estilo de vida para saber si las presiones y el estrés de tu rutina son los causantes de esto. Cuando estás bajo mucho estrés, sea por finanzas, tu trabajo o una relación, esto puede afectar tu vida sexual a un nivel que te genere impotencia psicológica.

Existen pastillas para la impotencia que actúan como un Viagra natural, te ayudan a aumentar el flujo de sangre hacia el área del pene e incrementan tus erecciones, pero esta solución no es duradera. Debes trabajar en el estrés que existe en tu vida, y hacer todo lo posible por deshacerte de él.

Tal vez no puedas renunciar a tu trabajo, pero podrías trabajar menos horas, o buscar un trabajo que disfrutes más.

Si tienes problemas en tu relación, haz un mayor esfuerzo por trabajar con tu pareja para resolverlos, o busca una mujer que sea mejor compañera para ti.

Si las finanzas son tu problema, haz lo que sea necesario para crear un presupuesto, recortar gastos y salir de deudas.

Muy a menudo permanecemos en situaciones poco sanas simplemente porque nos hemos acostumbrado a ellas. Comprar un nuevo carro, un televisor más grande o una nueva casa, no te hará más feliz. Permanecer con alguien que te hace sentir miserable no ayuda ni favorece a nadie, ni siquiera a sus hijos. Trabajar en un sitio que detestas o añadir más horas de trabajo para poder pagar o comprar algo, sólo te enviará más rápido a la tumba. Simplemente no vale la pena.

Si no cuidas tu estrés mental, este se manifestará físicamente. Tu pene es un buen indicador de cómo te sientes mental y emocionalmente. Si él no funciona, es porque tu vida tampoco funciona.

Tal vez no sea sencillo reducir los factores de estrés en tu vida, pero es necesario hacerlo para lograr tu paz mental y deshacerte definitivamente de la impotencia psicológica.

Venciendo La Impotencia Compartir ImpotenciaErectil.com en Redes Sociales

Comenta con Facebook

Leave A Response

* Denotes Required Field